Edulcorante artificial 1965

Cargar Mas

El aspartamo es un edulcorante no calórico descubierto en 1965 por la multinacional farmacéutica G Desde entonces, la compañía ha competido por la cuota de mercado con otros fabricantes como Ajinomoto, Merisant y the Holland Sweetener Company Es un polvo blanco, cristalino, sin olor, que se deriva de dos aminoácidos: el ácido aspártico y la fenilalanina

Lo mejor de edulcorante artificial 1965

[7]?Existe, sin embargo, polémica entre ciertos sectores, entre los que han surgido numerosas controversias y bulos a su alrededor Estos valores están de nuevo sujetos a revisión por la misma Comisión (2012), ya que todos los aditivos alimenticios son revisados periódicamente Isdell se refiere al momento en que el consejo de administración de la compañía inició la búsqueda de un nuevo consejero y presidente, labor que finalmente recayó en él Coca-Cola es, de hecho, la segunda palabra más conocida del mundo por detrás de «OK», un concepto presente en la cabeza de los consumidores gracias a la importancia que, desde sus inicios, ha tenido la necesidad de reforzar la marca para la compañía Así lo destaca Isdell quien, desde Johannesburgo a la India, ha tratado de estudiar las peculiaridades de la cultura y costumbres locales para adaptar a ellas las necesidades de la empresa ¿El motivo? Según Isdell, la presencia de otros problemas en Coca-Cola, como la necesidad de llevar a cabo reestructuraciones y despidos de personal debido a ciertos problemas económicos hicieron que la empresa dejara de prestar atención a uno de sus pilares

Mejores precios de edulcorante artificial 1965

Según el autor del libro, el estancamiento de resultados de Coca-Cola que llevó a la creación de este manifiesto vino motivado por un exceso de confianza en los éxitos del pasado en lugar mirar hacia el futuro De todos los sustitutos del azúcar que se han encontrado durante los últimos 50, el aspartamo es sin duda el más polémico En diciembre de 1965, James Schlatter se derramó el compuesto con el que estaba trabajando en las manos Se le ha acusado de todo: cáncer, migrañas, cambios de comportamiento, daños cerebrales, epilepsia, infertilidad o daños en el hígado Como en el caso de los estudios de Serálini sobre el glifosfato, esos trabajos tenían serios problemas metodológicos Muy al contrario de lo que podemos pensar, el aspartamo es quizá el mejor ejemplo de un buen control por parte de las autoridades sanitarias Podemos decir, con lo que sabemos hoy en día, que el aspartamo es tan seguro como cualquiera de los alimentos que consumimos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *